Internet, Servicios, Software, Tecnología

Que es SaaS (Software as a Service)

SaaS, o Software as a Service, es una forma de poner a disposición softwares y soluciones de tecnología por medio de la internet (nube), como un servicio. Con este modelo,  tu empresa no necesita instalar, mantener y actualizar hardwares y softwares. El acceso es fácil y simple: sólo es necesario un dispositivo con una conexión a internet.

Las aplicaciones SaaS también son llamadas softwares basados en Web, softwares on demand o softwares hospedados. Independientemente del nombre, ellos son ejecutados en los servidores de las empresas proveedoras, que tienen la responsabilidad de gestionar el acceso y mantener la estructura de datos, la conectividad y los servidores necesarios para el funcionamiento del servicio.

¿Cómo funciona SaaS?

En el modelo SaaS, el software se provee como servicio por medio de internet de una manera centralizada.

Los usuarios (clientes) que lo adquieren tienen que crear cuentas individuales y todos los costos generados se facturan de manera mensual o anual, según las opciones y la decisión de quien contrata el servicio. 

Las aplicaciones no se ejecutan en el o los equipos del cliente, sino que están en la nube (internet). Todo el proceso de mantenimiento y actualización queda en manos del proveedor y no de los clientes, lo que es un gran alivio para los usuarios, quienes únicamente se limitan a acceder al software a través de un navegador.

Solamente necesitan un dispositivo con conexión a internet para iniciar sesión y comenzar a recibir el producto contratado. 

Algunos de los programas de SaaS más utilizados y solicitados son los gestores de proyectos, los gestores de contenidos (CMS), los e-commerce, los gestores de relaciones con clientes (CRM), entre muchos otros. 

Los clientes pueden utilizar interfaces de programación de aplicaciones (API) para conectarlos con algunas otras aplicaciones según sus necesidades y requerimientos de manera muy práctica y sencilla. 

La mayoría de las aplicaciones SaaS funciona a través de suscripciones para otorgar las licencias de software, dando acceso a cada cuenta por el tiempo pactado a partir de la contratación. 

Ventajas del modelo SaaS

Ahora que ya sabes qué es el modelo SaaS, para qué sirve, los tipos de SaaS que existen y las diferencias, entremos a uno de los temas más importantes: los beneficios y las ventajas que brinda. 

  • 1. Ahorro en costos de utilización

Como se mencionó en apartados anteriores, cuando empleas el modelo SaaS no es necesario que compres el software, obtengas la licencia y cuentes con un ordenador o dispositivos específico para la actividad que deseas llevar a cabo.

Puedes acceder a los programas desde cualquier dispositivo con conexión a internet y, además, evitas gastos por mantenimiento, el cual es otorgado de manera periódica por el proveedor.

Asimismo, al tratarse de softwares ya configurados, las empresas ahorran también tiempo, pues pueden empezar a utilizarlos y operar de una manera mucho más rápida, teniendo todo de manera automática. 

  • 2. Acceso en cualquier sitio

Los softwares del modelo SaaS se alojan directamente en la nube, sin que se necesite de un ordenador físico que lo mantenga. Esto brinda agilidad, practicidad y usabilidad. 

Al solo solicitar una conexión a internet estable para acceder a los programas, tienes total libertad de acceder a los softwares, incluso, cuando estás de viaje o a cientos de kilómetros de la sede de tu compañía. 

Gracias a los avances en cuanto a la cobertura de red inalámbrica, los sitios en los que puedes acceder a servicios SaaS es cada vez más amplia, lo que también genera más posibilidades de uso. 

Las plataformas de SaaS suelen tener altos índices de adopción, aunado a que prácticamente no se necesita de ninguna capacitación y, de ser necesaria, suele ser rápida. 

  • 3. Adaptabilidad para cubrir las necesidades del cliente

Otra de las grandes ventajas del modelo SaaS es que se adapta perfectamente a lo que necesites en tu empresa, pudiendo ampliar o reducir los paquetes, aumentando su eficiencia y logrando una personalización adecuada. 

Las empresas siempre buscan crecer con el paso de los años, por lo que es probable que el número de la plantilla de trabajadores vaya creciendo. Esto no es impedimento para SaaS. 

Lo anterior, debido a que la mayoría de servicios brinda diferentes opciones con distintas funciones, número de usuarios, herramientas y demás elementos que son clave para saber elegir el producto adecuado. 

  • 4. Actualizaciones automáticas

A diferencia de los softwares tradicionales, con SaaS no tienes que invertir en las actualizaciones pagando tasas elevadas. 

El proveedor del servicio gestiona todas las actualizaciones, eliminando la necesidad de descargar e instalar la aplicación. Asimismo, este se encarga de la disponibilidad.

Los clientes no tienen que agregar hardware, software, ni ancho de banda conforme vaya creciendo la base de usuarios, debido a que el programa se encuentra alojado en internet. 

  • 5. Fácil integración con otros sistemas

Los sistemas de SaaS brindan a las empresas la posibilidad de integrarlos con otros programas. 

Los usuarios no tienen que hacer nada para esto, pues el software está diseñado para permitir desde ya esta integración de manera rápida y muy sencilla.  

De esta forma, las empresas pueden cubrir sus necesidades de manera mucho más global y completa sin tener que complicarse la existencia. Automáticamente se integran y pueden tener acceso a todas ellas en conjunto. 

  • 6. Garantiza la continuidad del negocio

Proteger tus aplicaciones, soluciones y sistemas es una parte vital dentro de la planificación de la continuidad de una empresa. 

De presentarse un desastre natural, fallas en el proveedor de energía o cualquier otro problema, SaaS te garantiza una solución y que tu empresa va a poder continuar con la operación y mantener la información bien protegida.

Para retomar actividad únicamente necesitas un dispositivo inteligente y una conexión a internet para tener acceso a las soluciones ofertadas por este modelo, minimizando el tiempo de inactividad y pérdida de productividad. 

Software on-premise vs SaaS

A continuación, te vamos a resumir las principales diferencias entre el software convencional y el software como servicio para que quede mucho más claro el concepto. 

Software on-premise

  • Hardware desde la oficina.
  • El software debe instalarse en cada equipo de la empresa y actualizarse. equipo por equipo cada vez que salga algo nuevo.
  • Debes adquirir diferentes licencias según el producto en cuestión.
  • Incompatibilidad con algunos equipos.
  • Servidor único sin respaldos.
  • Debe pagarse por todo el mantenimiento de la infraestructura.
  • Están fuera del alcance de empresas pequeñas.

SaaS

  • Los servicios están en servidores externos.
  • No es necesario instalar software y las actualizaciones son automáticas.
  • Existe una suscripción fija que incluye las herramientas contratadas.
  • El software es compatible con múltiples dispositivos.
  • Múltiples servidores y respaldos en la nube automáticos.
  • Pago basado en el uso que se le da al servicio. 
  • Está al alcance de todo tipo de negocios.

Fuente: docusign.mx, servnet.mx, zendesk.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *